Descubre

Artmimo visita ARCOmadrid

El equipo de Artmimo asistió a la 36ª edición de ARCOmadrid, feria organizada por IFEMA, la cual cerró sus puertas el pasado domingo 23 de febrero tras cinco jornadas marcadas por una importante actividad profesional y comercial.

Según  la organización, en esta edición ARCO ha ganado “peso y reconocimiento” en el panorama internacional del arte y se ha confirmado como “cita clave” para el mercado del arte en España y como “punto de encuentro e intercambio” entre Europa y Latino-américa.

Este año ARCO ha apostado por una obra más estética y abierta a un público más convencional. Entre los grandes pasillos repletos de obras contemporáneas encontramos multitud de creaciones mayoritariamente relacionadas con la pintura. La escultura tiene sitio, el vídeo pierde atenciones y como todos los años hemos echado en falta la presencia de instalaciones y performance. Hemos podido contemplar que la edición de este año, al igual que ya ocurrió en el 2016,  ha tenido una tonalidad más seria; con un sentido político pero menos provocativo.

Entre estos tintes políticos las obras que han causado más impresión han sido las relacionadas con los temas más trascendentales de la actualidad, en primer plano hemos visto obras significativas como “Pasaporte de rescate”  de Eugenio Merino. Obra en la que decenas de pasaportes sirios, turcos, libios y jordanos aparecen envueltos en el papel dorado de las mantas térmicas con las que las organizaciones no gubernamentales cubren a los inmigrantes que cruzan fronteras jugándose la vida.

Por otro lado, encontramos grandes obras centradas en el color y los sentimientos, entre todas ellas nos impresionó “El verdadero jardín nunca es verde” donde el artista Nicola Constantino nos lleva no a un paraíso sino a un desierto apocalíptico donde las mujeres crían y alimentan a sus hijos.

Paseando entre la gran multitud de galerías nos llama la atención la vigencia de la pintura, entre las artes visuales y escritura, y la presentación en las obras de problemáticas de género que nos traen artistas cotizados como Guillermo Kuitca, Julio Le Parc, Víctor Grippo o Tomás Saraceno.

Entre los premiados con la “A” de ARCO este año destacan los coleccionistas Eduardo Costantini, Eduardo Hochschild e Isabel y Agustín Coppel que han traído a España algunas de sus mejores obras, expuestas, respectivamente, en la Real Academia de Bellas Artes, Alcalá 31 y la sala de Arte Santander de Boadilla del Monte.

Cabe recalcar que tanto los comisarios cómo los asistentes de las galería mantienen, como hemos visto en años anteriores, una actitud muy reservada hacia el comprador, cuando en realidad no estaría de más que se dispusiesen a explicar la obras al público más convencional, sobretodo las obras conceptuales que no son pocas.

Entre las piezas más caras de este año se encuentran la escultura “Three man laughing at one” de Juan Muñoz, que alcanza los 1,5 millones de euros en la galería Elvira González.  Pisándole los talones encontramos “El triunfo de Nautilus”, un óleo de Dalí de 1941 a la venta en la galería Leandro Navarro por 1,4 millones de euros. También encontramos la obra del cilindro de cristal de Roni Horn valorado en un millón de euros.

Aquí os dejamos algunas de las obras que más nos han llamado la atención:

Olafur Eliasson
Vía @christofhabres

Miquel Barceló
Vía @gal_elviragonzalez

Mariela Scafati
Vía @feriaarco

Babi Badalov
Vía @feriaarco

Anna Malagrida, Jaume Plensa y Francis Lisa Ruyter
Vía @galeriasenda

Ricardo Reis - 28/02/2017 - arco, arte contemporáneo, feria