idiot-por-anne-berning

IDIOT por Anne Berning

LAVAPIÉS

Metro Lavapiés. 24 grados y sol caliente impactando como un golpe contra las paredes de colores terracota y tostado del barrio, sus habitantes sonrojados entreviendo a través de manos colocadas sobre los ojos los claroscuros intensos de las calles: las líneas de las sombras perfectamente definidas; cada imagen saturada, desbordante, veraniega. Camino fijando la vista en las plantas de verde intenso que decoran la mayoría de los balcones de este barrio, las telas de diseño africano, el ritmo étnico de las calles y los cruces y los millones de comercios nuevos que ofrecen un sinfín de objetos: estatuillas de madera, máscaras Masaai, cerveza fría y abalorios, cuero, objetos usados, muebles de viejo, plata ajada. Lavapiés, como siempre, alerta de punta a punta aún a esa hora amodorrada que son las 2 de la tarde; cuesta arriba y cuesta abajo por calle Doctor Fourquet, calor, curva y rotonda, paredes tan morenas como la piel oscura de la mujer que regenta aquel bar de la esquina. Repentinamente: un discontinuo en los colores de cerámica de la calle. Una puerta de metal blindado, gris, nórdico; un chasquido de cerradura que suena como un disparo, una puerta que se abre hacia dentro. La galería Espacio Mínimo. He llegado a mi destino.

ANNE BERNING

El interior de la galería ofrece un contraste inmediato con el exterior; paredes blancas impolutas y dos pisos conectados por una escalera de metal chapado. Todo reducido a la esencia, impoluto y luminoso, vacío salvo por los cuadros de vivos colores que decoran las salas. La exposición que alberga, como indica un panfleto explicativo en la entrada de la galería, es la de la artista alemana Anne Berning.

 

 

 

 

 

 

IDIOT, WHAT, DOGMA, SHIT GOLD

El estilo de la artista es luminoso y colorido en forma, aunque no tanto en contenido. La exploración de la técnica pictórica en composiciones de mayor o menor tamaño resulta en un intenso cromatismo y un estilo abstracto cuyo mensaje es poco rígido, pero la obra se diferencia de la abstracción pura a través de la ocasional inclusión de palabras en los cuadros. Estas palabras, escritas en inglés, ‘IDIOT’, ‘WHAT’, ‘DOGMA’, apuntan a un claro planteamiento de crítica, aunque se busca más bien que el observador reflexione a través de el impacto visual y la asociación que la comprensión directa, ya que el objeto de sus palabras queda indefinido a lo largo de la exposición. El contraste de tonos alegres y mensajes controvertidos resulta en una obra irónica, irreverente y divertida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Termino de ver la exposición y me dirijo de nuevo a la puerta de salida: Anne Berning se despide, sonrisa pícara, con un último IDIOT cuyo destinatario prefiero no conocer. El chasquido de la puerta como un disparo me devuelve de golpe a la calle; la galería Espacio Mínimo cierra su puerta tras mis espaldas, un oasis de orden y silencio en un barrio bullicioso. Cámara al hombro, echo a andar calle abajo por Doctor Fourquet y esta vez el ritmo es más lento, más de siesta y almuerzo; los colores se vuelven más entornados a cada paso que doy, la sombra que proyecta mi cuerpo mas lánguida y oscilante. Alcanzo finalmente la boca del metro, guardo la cámara y con un último vistazo a la plaza en desnivel me despido, aunque sé que no por mucho tiempo, de Lavapiés.

 

 

 

 

 

 

 

 

Artmimo - 20/04/2018