pinta-malasana-2018

Pinta Malasaña 2018

NECESARIA REVITALIZACIÓN

Domingo de principios de primavera, el epicentro exacto del mes: 15 de Abril. Las calles llevan ya unas pocas semanas desperezándose, intentando zafarse de encima la modorra de un largo y lluvioso invierno que las ha mantenido vacías, decrépitas y grises durante meses. Los árboles, algunos más entusiastas que otros, comienzan a desplegar un alarde de verdes en sus ramas; la hierba, observada desde la carretera, invade de pronto caminos y senderos embarrados; el polen de las flores se respira en todas partes de la ciudad y el sol, aunque más tímido que otros años, hace ya sus ocasionales y sentidas apariciones en terrazas y plazas. Edificios, callejuelas, comercios; balcones, parques, rotondas; la ciudad entera entreabre los ojos por fin ante tanto alboroto. Ella también quiere, desde dentro, su dosis de revitalización.

El domingo le trae sorpresas a la ciudad de Madrid, comenzando por uno de sus barrios más famosos: el de Malasaña. Desde primeras horas de la mañana el lugar se da cuenta de un cambio súbito y radical que rompe con la larga temporada de reclusión invernal. Los edificios comentan, en susurros agitados, el repentino incremento de personas que transita sus calles; se observan entre sí, preocupados, buscando desesperadamente restos de carmín y sombra de ojos en lo más profundo de sus desvanes, flores en los balcones: cualquier cosa para acoger con mejor aspecto a los recién llegados. Entre tejados y bohardillas y puertas de garaje se intentan poner de acuerdo, coordinarse; dónde dejaste el líquido para las ventanas, el desoxidante, el aguarrás. El invierno ha hecho estragos en mis visagras, en sus rellanos; el barrio entero entra en frenesí.

Es sólo según va avanzando la mañana que se da cuenta de que no tenía nada de lo que preocuparse.

ANTES DE QUE ACABE EL DÍA, LUCIRÁ MÁS HERMOSO QUE NUNCA

PINTA MALASAÑA 2018

¿Y es que, qué mejor lugar para dar comienzo a la llegada más urbana de la primavera que en el centro artístico madrileño por excelencia? Personas de todas las edades y características se echaron a las calles del famoso barrio para invadirlas de colores, de vitalidad y de un muy necesario refuerzo primaveral. El movimiento ‘Pinta Malasaña 2018’ tenía como objetivo la decoración con grafittis y diferentes pinturas murales de todo Malasaña, pero terminó convirtiéndose en mucho más que eso. Multitudes de personas acudieron al evento, inundando cada recoveco del lugar con risas, cervezas, música y, sobre todo, color. La pintura acabó esparciéndose por cada superficie imaginable; desde paredes, suelos y ventanas hasta los propios cuerpos de modelos y paseantes que posaban frente a las aún frescas pinturas. Body painting, grafittis colectivos, actividades infantiles, música en vivo y un ambiente divertido, dominguero y alegre; un día entero de diversión y relajación en el corazón de la capital.

Llegado el final del día, las calles comienzan a vaciarse. Artistas y visitantes terminan por recoger sus botes de pintura y sus botellines de cerveza; se aprietan la chaqueta alrededor de los hombros, fuman un último cigarillo, se despiden y se vuelven a despedir. Caminan rumbo al metro, al autobús, alargando las últimas horas de día previas a tener que encarar el lunes por la mañana. Reticentes, terminan por emprender el camino a casa; según se alejan se notan cada vez más felices tras un domingo bien aprovechado. Se marchan, cada vez más se marchan, y poco a poco el barrio recupera cierta quietud, cierta calma en comparación a la intensa jornada que lleva.

Los edificios por fin pueden darse un respiro, relajarse. En la oscuridad de la noche se echan vistazos entre ellos: incluso a estas horas las novedades destellan bajo farolas y luces de escaparates. Colores, pinturas, dibujos, arcoíris, figuras oníricas y animales, plantas, personas; cada rincón del barrio ha sido cubierto por un derroche de fantasía, creatividad y color. Los edificios cuchichean y comentan las mejores decoraciones y los momentos más emocionantes del día, sin poder contener el tono emocionado de sus voces.

ESTÁN ESTUPENDOS, FELICES, Y AHORA SÍ, TOTALMENTE LISTOS PARA LA PRIMAVERA.

 

Artmimo - 16/04/2018