Descubre

Sorolla y la Moda

PINTURA Y MODA

La exposición organizada entre la fundación Thyssen y el Museo Sorolla sumerge al espectador en el mundo del pintor que da nombre a dicho museo; el español Joaquín Sorolla. Aun siendo su obra y su estilo conocidos de sobra por todos, el tema central sobre el que gira la exposición sorprende por un planteamiento muy original. Luz, color, calidez; España, la costa; la familia; todos los rasgos más característicos asociados al pintor se relegan a un segundo plano de importancia. Lo principal en este caso es una única cosa: la moda.

La exposición centra su foco de atención sobre la manera en que Sorolla pintaba los trajes y vestidos de las diferentes personas que retrató. El detalle minucioso con el que pintaba pliegues, lazos, sedas, costuras y demás elementos dejan entrever el valor real que el pintor otorgaba al atuendo de sus sujetos, convirtiéndose en una parte lejos de decorativa u ornamental de sus retratos. La vestimenta era para Sorolla una parte importantísima de cada personaje que retrataba, una dimensión más que buscaba plasmar a la hora de retratar de manera completa y compleja a la persona.

VESTIR COMO PARTE DEL RETRATO

Sorolla pinta los trajes no sólo como parte de un retrato completo de cada persona, sino como una manera de reflejar distintos ambientes y momentos. La exposición divide claramente su contenido, diferenciando entre épocas y lugares de la vida del pintor. Así, la etapa Parisina esconde en los trajes oscuros y de corte elegante y moderno algo diferente a la serenidad soleada de los larguísimos vestidos de hilo blanco en los que retrata a su mujer e hijas en la playa valenciana. Cada momento está marcado por un tipo de vestimenta que refleja su esencia y la condición del pintor y de sus seres queridos.

PRENDAS ORIGINALES

La exposición contiene no sólo algunos de los cuadros más famosos del pintor, sino una selección de los trajes originales que él utilizaba como modelo a la hora de pintar. Los visitantes pueden apreciar así el grado de detalle y realismo con el que pintaba, y entender cómo la moda tenía una doble función tanto cotidiana como artística en su vida. Los trajes y vestidos que le rodeaban en su día a día se convierten así, a través de su pintura, en motivos bellos y simbólicos que transmiten un mensaje que nada tiene que ver con la parte ‘funcional’ de una prenda.

Una exposición muy recomendable para los amantes tanto del estilo único del autor como del mundo de la moda y su dimensión más artística.

Artmimo - 15/03/2018